La Obediencia de Cristo

¿Qué tan obedientes somos?

La palabra obediencia quiere decir: acción de acatar la voluntad de la persona que manda.

En todo lugar hay autoridad.

Lucas 2:51 Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón. Vemos como Cristo es obediente, estaba sujeto a sus padres. Estaba haciendo la voluntad de sus padres.

Así como Cristo estuvo dispuesto a obedecer, debemos tener un corazón humilde para hacerlo nosotros.

Mateo 17:24-27 Cuando llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas? El dijo: Sí. Y al entrar él en casa, Jesús le habló primero, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños? Pedro le respondió: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos.Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti.

Tu no puedes pedir el respeto que no estas dispuesto a dar. No puedes pedir lo que no estas dispuesto a ofrecer.

La autoridades terrenales están puestas por Dios.

Mateo 5:17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

El hacer la voluntad del Padre, nos mantendrá satisfechos. Cuando somos obedientes nuestros frutos lo reflejan.

Juan 5:30 No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.

Dios prueba tu obediencia. La obediencia debe tener un corazón humilde.

«La voluntad de Dios, no se lleva de manera parcial, sino total».

La Obediencia en nuestros días te va costar todo.
Costará amistades, trabajo, etc.

Pero olor grato sube al que se alinea a la voluntad de Dios.
Eso es lo que Dios busca de nosotros.
Todos los hombres fallaron y vino Cristo para mostrar que si se puede.
¿Qué nos va costar obedecer?
Obedecer te va costar todo.

Mateo 26: 42 Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad.
Una vida de obediencia te va a quebrantar y te va a posicionar.
Muchos buscan a Dios, pero ¿Quiénes son los que Dios está buscando? Los adoradores en Espíritu y en verdad.
Oración genuina.

Empieza por obedecer.
¡Tú puedes ser obediente!
Él estuvo dispuesto a morir en la cruz del calvario; por su obediencia muchos fueran justificados.
1 Samuel 15:22 Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.
No te beneficia tener doble vida.
La obstinación no nos ayuda en nada.

No obstines tú corazón.
Dios nos da la oportunidad de vida, te anima y te dice vuélvete en obediencia a mi.
Somete tu voluntad a Cristo.


“La obediencia es una decisión, no una imposición”.


Satanás nos tienta con aquello que queremos. Cambia tus deseos internos.
Cambia tus deseos, por los deseos del padre.
Haciendo la voluntad de Dios, amando lo que él ama.

Génesis 12:1 -4 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán.


Sal de tu comodidad y de tu entorno.
•Dios da la orden y espera nuestra respuesta.
Jehová espera a que sus hijos obedezcan.
Si queremos los beneficios, es por medio de Jesucristo es por una obediencia.

•La obediencia te alinea con tu destino.

La obediencia desata las promesas.
La desobediencia las retiene.

Se obediente.

La obediencia implica cambios.
Dios probó a Abraham. Génesis 22:1-12
Las personas que se mantienen con oídos abiertos pueden modificar y escuchar la obediencia.

Isaac obedeció a su padre.
Si eso te hablo Dios, eso vamos hacer.
La obediencia es adoración. Con el corazón.

Pones a Dios en primer lugar cuando hay obediencia.
Dios nos pide aquello que podamos obedecer, lo que está en tu capacidad.
No te pude algo que este fuera de tu capacidad o fuerza.
Nos pide aquello que podamos obedecer.

Dios sabe que podemos hacerlo.

La obediencia es la disposición del corazón a agradarle.

La desobediencia es un acto de afrenta a un Dios todo poderoso.
La desobediencia a una autoridad muestra el desconocimiento de Dios.

La desobediencia alinea a los demonios para tener derecho sobre una vida.
Señor ve mi corazón, examíname, purifica nuestro espíritu.
La obediencia es absoluta. Todo o Nada.

La obediencia de los hijos, es la mayor muestra de Jesús en la tierra.
¿Quieres reflejar a Cristo? Obedece.

Vencemos cuando somos obedientes. Nos da la fuerza, capacidad para poder vencer.

Ps. Jonás Fernández

Redes sociales

Facebook:@cfnac

Instagram: @cfn_coacalco

Spotify : CFN Coacalco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *